ja_mageia

COTENNSER
Inicio Antecedentes
Antecedentes PDF Imprimir E-mail

México cuenta con 6.1 millones de hectáreas bajo riego que representan el 40.6% de su superficie arable (clasificándose en el sexto lugar a nivel mundial en la Comisión Internacional de Riego y Drenaje, ICID), misma que se encuentra distribuida en 79 Distritos de Riego con 3.5 millones de hectáreas, y 1.8 millones en 18,487 Unidades de Riego para el desarrollo rural; en producción y valor representan más del 50% del total nacional.

En estos 6.1 millones se utilizan diversos sistemas de irrigación, de los cuales destaca el de riego por gravedad, el cual se utiliza en más del 90% de la superficie, siendo el restante ocupado por sistemas de riego presurizado. Entre éstos predomina el riego con tubería con compuertas (aproximadamente el 50%), le siguen el riego por aspersión y, en menor proporción, el de microaspersión y goteo, principalmente. Todo lo anterior da idea del enorme potencial que existe en México para la modernización de una agricultura basada en el riego presurizado. Los programas agropecuarios e hidráulicos de la Administración Pública Federal y los proyectos y los recursos financieros destinados a ello, son una muestra de que la tecnificación del campo es un proceso que avanza para hacer frente a los retos de mejorar la producción y la productividad para la obtención de alimentos, elevando la eficiencia de los recursos agua y suelo en condiciones de sustentabilidad. El reto para los usuarios involucrados en el tema de la calidad de los sistemas y equipos utilizados para montar la infraestructura proyectada de riego, será el de disponer de los medios adecuados que permitan asegurar la confiabilidad de los equipos y sistemas de riego que operen finalmente.

Desde 1992, el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA) ha venido participando en la elaboración de propuestas de anteproyectos de normas oficiales mexicanas (NOM) y normas mexicanas (NMX) y la revisión de documentos de trabajo de normas internacionales sobre materiales, diseño de bancos de prueba y equipos de riego agrícola. Así, el 11 de febrero de 1997 la Dirección General de Normas DGN, autorizó al IMTA la formación y coordinación del Grupo Mixto de Normalización, Equipos y Sistemas de Riego (GMN-ESR), el cual inició sus sesiones el 6 de junio de ese año.

En 1998, en consideración a la labor desempeñada por el GMN-ESR y acorde con las reformas a la Ley Federal sobre Metrología y Normalización (LFMN), éste se convirtió en el Comité Técnico de Normalización Nacional de Sistemas y Equipos de Riego (Cotennser), cuyo objetivo es: "Elaborar, modificar, revisar y cancelar normas mexicanas en el área específica de sistemas y equipos de riego", quedando la presidencia y la secretaría del mismo en el IMTA. Está integrado por participantes de dependencias oficiales relacionadas, asociaciones de usuarios, fabricantes, proveedores e instituciones académicas y de investigación superior. El Comité inició formalmente sus reuniones el 2 de octubre de 1998, constituido por las siguientes entidades: